Follow

Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese Google-Translate-Spanish to Italian

Enero

Enero

Enero

Cuando el docente es ejemplo de lo que no debe hacerse.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Hemos hablado en otros post de este blog, sobre el curriculum oculto... sí ese que en la escuela transmite a su alumnado y que no aparece explícitamente en los documentos oficiales, es decir es el conjunto de normas, actitudes, expectativas, creencias y prácticas que se instala de forma inconsciente en las estructuras y el funcionamiento de las instituciones y en el establecimiento y desarrollo de la cultura hegemónico de las mismas. No es fruto de una planificación "conspirativa" del colectivo docente.




El currículum oculto está arraigado en diferentes elementos de la práctica y de la estructura escolar, a saber: Estructuras, rituales, normas, creencias, escenarios, lenguajes, relaciones, expectativas, rutinas, valores, materiales, comportamientos, actitudes, mitos, etc. y presenta tres características fundamentales que le confieren una especial capacidad de incidencia:

-Actúa de forma subrepticia, de modo invisible, por eso es difícil detectar sus influencias y sus repercusiones.

-Influye de manera persistente, ya que al estar presente en todos los elementos y acciones de la organización ejerce una influencia continua.

-Tiene carácter omnipresente ya que está instalado en todas las vertientes (estáticas y dinámicas) del centro educativo

Cuando hay malas relaciones docentes dentro de la escuela, eso es curriculum oculto, aunque los docentes traten de que pase desapercibido por los estudiantes, (en el mejor de los casos los docentes no involucran a los estudiantes). Y eso enseña, el hablar "por lo bajito" de otro colega, el que expresemos nuestro malestar emocional hacia una situación dada entre compañeros, es grave para el plantel educativo, el hacer "complices" a nuestro grupo de alumnos de situaciones difíciles en las relaciones de trabajo, es grave que trasciendan estos chismes,malos entendidos y enemistades hasta los estudiantes, padres de familia o ajenos al establecimiento.  


¿Qué podemos hacer?
Como coaching me encuentro en centros educativos estos problemas, una jornada de resolución de conflictos hace muy bien para sacar algunas situaciones de tipo emocional; pero no siempre basta, cuando los niveles de autoestima de los involucrados son bajos, todo le huele a conspiración en su contra, todo lo que se haga siente que se hace por y para él o ella de manera directa y no como una forma de llevar la armonía al sitio de trabajo.
Son, en  estos casos los lideres escolares, directores, supervisores, coordinadores los que deben observar el fenómeno que se está presentando y llamar a los involucrados,  el ángulo pesimista de todo esto es que cuando se involucran cada vez más personas, es más complejo resolver la situación, puesto que hay demasiados "dimes y diretes" que aclarar malos entendidos resulta por demás difícil.

No permita colega profesor que trasciendan los problemas en su centro de trabajo hacia otros, porque no habla mal de uno de los docentes, esto habla mal de todos los que nos dedicamos a la docencia, pregonamos valores, pero lanzamos indirectas, sugerimos respeto pero murmuramos de otros, indicamos buena actitud y somos la representación de lo que no debe hacerse. Esto es una invitación a la reflexión.
¿Ocurre esto en centro de trabajo, hay problemas de relaciones personales entre colegas, como lo resuelven?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...