Mostrando las entradas con la etiqueta escritura. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta escritura. Mostrar todas las entradas

15/6/16

Fases de la lectura.- Aproximación.-


Leer es darle sonido a las palabras escritas, pero también es comprenderlas. Cuando el estudiante aprende a leer, debe adquirir la capacidad de comprender el lenguaje escrito para agregarle significado a lo que lee, relacionarlo con sus intereses y con lo que ya ha aprendido.


16/8/15

América Latina debe aprender a leer.-



El 84 por ciento de la población chilena de todas las edades no comprende lo que lee; Sólo un tres por ciento de la población logra evaluar críticamente o formular hipótesis derivadas de conocimientos presentes en un texto.

Los mexicanos, seis de cada diez jóvenes de bachillerato no comprenden lo que leen.


Los argentinos tienen dificultades en la lectura comprensiva, Tanto que se ha creado una materia especial universitaria para nivelar a los estudiantes en esa parte de su formación académica, cuando debería ser un logro académico obtenido hace rato. 


26/5/15

Requisitos para iniciar la lectoescritura.




Con frecuencia vemos que padres y madres estimulan rápidamente a sus hijos para que aprendan a leer y escribir, forzando a veces procesos de los cuales sus hijos no están listos. esto debido a la maduración cognitiva particular, no es que tengan un problema es que aun no están listos y presionarlos a acelerar el proceso solo puede ser contraproducente porque los niños no le toman el gusto a aprender si no todo lo contrario, detestan todo lo que tiene que ver con las letras. Importante como dato para los padres y madres, estimular el aprendizaje de la lengua, hablar, expresarse; cuando un niños o niña habla rápido aprender tambien rápido a leer, difícilmente un niño que aun no pronuncia varias consonantes podrá leer con fluidez pues sufrirá doble frustración el querer pronunciar y reconocer ese sonido al leerlo. 
El niño y la niña no empezará en serio a aprender a escribir antes de primaria. A partir de los 3 años, se le irá preparando poco a poco. E

Estos son los requisitos básicos necesarios:

1. Orientación espacial. Para aprender a escribir, el niño debe situarse correctamente en el folio, seguir la dirección de la escritura, colocar las letras en orden... Debe dominar las nociones básicas delante-detrás, arriba-abajo y derecha-izquierda.

Cómo prepararle: Muchos cuentos trabajan estos conceptos. También puedes estimularlas jugando a esconder cosas. Él las debe encontrar siguiendo tus instrucciones "está debajo del cojín grande", "detrás de la puerta...".

2. Lateralización adecuada. Generalmente, hacia los 3 años, se empieza a mostrar una preferencia por una de las dos manos pero hasta los 6 años aproximadamente, la lateralidad no tiene por qué estar totalmente definida. Antes de aprender a escribir, es importante que el niño se haya decantado por una mano u otra. Una lateralidad más definida puede provocar errores como inversiones (escribir "al" en vez de "la") o rotaciones de letras (d en vez de b). Aunque es poco frecuente, puede producirse el fenómeno llamado "escritura en espejo". Se llama así porque el niño escribe de tal forma que se necesita un espejo para poder leerla.

Cómo prepararle: Aunque la lateralidad tiene mucho que ver con la maduración cerebral, juegos como la seriaciones son interesantes para ayudarle a adquirir estos conceptos. 

3. Control postural y psicomotricidad fina. El niño debe ser capaz de manejar con precisión los movimientos del brazo, mano y dedos.

Cómo prepararle: Muchos juegos están encaminados a estimular la motricidad fina. Consulta nuestra propuestas de juegos de preescritura.

4. Discriminación y memoria auditiva. El niño tiene que reconocer la palabra y conservarla en la memoria mientras traduce estos sonidos en palabra escrita.

Cómo prepararle: Enseñarle canciones es una actividad estupenda para estimular la memoria auditiva. 

5. Coordinación visomotora. Los movimientos de la mano deben responder a adecuadamente a lo que perciben los ojos. En caso de dudas sobre su vista, consulta con tu pediatra.

Fuente consultada: La Guía del Niño

17/5/13

Como identificar un alumno con dislexia.

El término dislexia se emplea para designar un síndrome o conjunto de causas determinado, que se manifiesta como una dificultad para la distinción y memorización de letras o grupos de letras, falta de orden y ritmo en la colocación, mala estructuración de frases, etc.; que se hace patente tanto en la lectura como en la escritura.


Y aunque, no nos corresponde dar diagnostico contundentes en cuanto a ciertas patologías somos nosotros los maestros los que identificamos ciertos síntomas en los alumnos y podemos orientar una mejor ayuda para el niño. 
Identifiquemos estas situaciones en los alumnos para determinar un posible caso de dislexia: 

• Aprender a hablar 

• Organizar el lenguaje hablado 

• Organizar el lenguaje escrito 

• Aprender las letras y sus sonidos 

• Memorizar números y secuencias 

• Deletrear 

• Aprender una segunda lengua 

• Realizar operaciones matemáticas. 

(Su hijo que está entre el jardín parvulario, kinder o pre escolar de 4 años y 2do o 3er grado): 

• Recuerda secuencias simples: contar hasta 20, días de la semana, recitar el abecedario? 

• Entiende la idea de las rimas: pato y gato riman pero gato y perro no? 


• Reconoce palabras que empiezan con la misma letra? Ej. mamá, mano, mapa, mantel. 


• Aplaude fácilmente de modo rítmico ante una canción o ritmo? 

• Usa palabras específicas para nombrar objetos y cosas en vez de decir: eso, esa cosa? 

• Recuerda fácilmente directivas verbales? 


• Recuerda los nombres de lugares y personas? 


• Muestra entender las relaciones: izquierda-derecha, arriba-abajo, delante-atrás? 


• Se queda sentado tranquilo por un período razonable de tiempo. 

*Contestar NO a algunas o varias de estas preguntas pueden indicar un trastorno del aprendizaje. No todos los niños que tienen dificultades con estas habilidades son disléxicos. *

Es fundamental un diagnóstico formal y completo que confirme o desestime la dislexia y de confirmarse el diagnóstico, lo que debemos hacer como profesionales de la docencia: 

















• El niño o niña debe recibir tratamiento apropiado y específico 

• El colegio o escuela debería implementar estrategias diseñadas para su mejor rendimiento escolar: exámenes orales, administración fragmentada de la información, etc. 

• El colegio o centro de estudios y el terapeuta junto a los padres deberán buscar las estrategias conjuntas más eficaces para el mejor desarrollo posible del niño. 

• El niño debe ser informado claramente de su condición de modo de que comprenda la especificidad de su dificultad, que no es algo raro y que sobre todo no tiene nada que ver con la inteligencia. 


Mucho se puede hacer para ayudar al disléxico, pero todo lo que se haga deberá ser: Específico y a tiempo, cuánto antes mejor. 


Ayudarlo a solucionar sus trastornos del lenguaje en el momento en que se detecten es una de las herramientas más tempranas en este camino. 


Ver por qué no aprendió a leer al nivel esperado al finalizar 1er grado en vez de esperar porque “cada niño tiene su tiempo” nos permitirá ganar tiempo. 


Es cierto que cada estudiante es distinto pero dentro de ciertos esquemas madurativos generales, en esto, en última instancia se basa la educación: 
“los niños y niñas de cierta edad expuestos a ciertos estímulos pueden desarrollar determinadas habilidades” 
Cuando un niño o una niña queda fuera de este esquema de desarrollo merece una mirada atenta y detenida para, si fuera necesario, ayudarlo del mejor modo posible. 



Licenciada Alba Jiménez
Asesora y Consultora Pedagogica

30/4/13

Las etapas de maduración en la lectoescritura.

Los niños y las niñas de tres, cuatro y cinco años no deben estar todo el día pegados al pupitre, escribiendo y leyendo. La Educación Infantil posee unas características propias: el juego, la comunicación oral y corporal, la relación afectiva, los hábitos de cuidado personal, etc.
Cada niña y cada niño tienen un desarrollo madurativo propio que tenemos que respetar, y mediante el proceso de aprendizaje de la lectoescritura con el que queremos trabajar se favorece el atender a cada uno de los distintos ritmos de desarrollo.
Debemos contar con que las niñas y los niños saben leer y escribir desde un principio, independientemente de que a las personas adultas nos cueste entenderles.
Debemos comenzar a trabajar el lenguaje escrito desde los tres años de edad. No sólo es posible, sino que los alumnos y las alumnas de Educación Infantil se lo pasan estupendamente y aprenden muchísimas cosas interesantes.


Debemos estimularles, ofrecerles la posibilidad de acceder al lenguaje escrito, pero no atormentarles, ni clasificarles, ni exigirles a todos unos conocimientos iguales. Los niños y las niñas comprenden que el utilizar la escritura y la lectura
sirve para comunicar, para gozar y disfrutar con ella, la rechazan cuando se les impone y se les desmotiva con calificativos negativos.


ETAPAS DE MADURACIÓN EN LA LECTOESCRITURA
Las etapas de maduración por las que las niñas y los niños pueden pasar en su proceso de aprendizaje son las siguientes:


1. Escritura no diferenciada
Se caracteriza por una expresión de garabato, continuo o suelto, zig-zags, bucles,… Todavía no diferencia el dibujo de la escritura.


2. Escritura diferenciada 
Comienzan a diferenciar el dibujo de la escritura. Utilizan una cantidad de letras, números, pseudoletras, sin correspondencia
entre lo escrito y lo oral. Tantean diversas posibilidades para encontrar una relación entre oral y escrito:
. Varían la grafía.
. Varían la cantidad de grafías (palabras largas-cortas).
. Usan el mismo número de grafías (no tienen repertorio).
. Modifican el orden de las grafías.


3. Escritura silábica
La primera relación oral-escrito que establecen es la de la sílaba. Es la primera unidad oral que son capaces de segmentar. Escriben una grafía para cada golpe de voz o sílaba.


Tipos de correspondencia silábica:


Sin valor sonoro convencional. Para cada sílaba escriben una letra cualquiera. Ej.: S E M para PA TA TA


Con valor sonoro convencional. Para cada sílaba escriben una letra que sí está en la sílaba. Puede ser:
. En las vocales. Ej.: I U A para PIN TU RA.
. En las consonantes. Ej.: P T para PA TO.
. En las vocales y en las consonantes. Ej.: P A T para PA TA TA.


4. Escritura silábico-alfabética
Se dan cuenta de que la sílaba tiene más de una letra. Al confrontar sus ideas con la escritura convencional descubren que hay
más partes, que la escritura va más allá de la sílaba. Ejemplos:
. A LO para GA TO. Saben que hay dos letras en TO, pero no saben bien cuáles.
. DOI A para BOI NA. Buscan un valor sonoro próximo (B – D).


5. Escritura alfabética
A cada sonido le corresponde una letra o grafía propia. Escriben textos completos en una lectoescritura convencional como la que usamos en el mundo adulto.